Diferencia entre revisiones de «La economía solidaria en México»

De Solecopedia
Saltar a: navegación, buscar
(Página creada con '= Economía solidaria en México: Tesis y retos = <br> '''Autor: Alfonso Vietmeier''' == La Economía Solidaria no es cualquiera actividad económica realizada por los pob…')
 
m
Línea 15: Línea 15:
 
La EcoSol se conduce por otros principios: compartir en lugar de competir y colocar en el centro de la propia "empresa" el trabajo digno y justo, la creación de fuentes de trabajo, el reparto solidario de utilidades entre los asociados, la participación activa en la toma de decisiones, etc. En este sentido, la EcoSol trasciende (por lo menos conceptualmente y como opción estratégica) al ámbito de pobreza. Tiene en vista "otra economía posible" más allá de lo popular, también en el ambiente de medianas y grandes empresas del sector privado y público.  
 
La EcoSol se conduce por otros principios: compartir en lugar de competir y colocar en el centro de la propia "empresa" el trabajo digno y justo, la creación de fuentes de trabajo, el reparto solidario de utilidades entre los asociados, la participación activa en la toma de decisiones, etc. En este sentido, la EcoSol trasciende (por lo menos conceptualmente y como opción estratégica) al ámbito de pobreza. Tiene en vista "otra economía posible" más allá de lo popular, también en el ambiente de medianas y grandes empresas del sector privado y público.  
  
La gran riqueza de esta EcoSol es su sabiduría histórica y su energía social. Ya se sabe desde siglos como funciona lo solidario y de cuáles valores culturales - humanísticos se nutre y se reproduce. También está comprobado (cf. los estudios de Luis Razeto, entre otros) que, aunque con poco capital financiero, el resultado es extraordinariamente eficiente. Las unidades económicas solidarias pueden hacer productivas también aquellos recursos subusados o desechados por el mercado capitalista: desempleo y subempleo, materia prima e insumos de segunda mano, tecnologías consideradas enticuadas, etc. Contamos, a su vez, con una alta motivación-disposición de la gente que se identificar con ísu propia empresa". Esto se traduce en reducción de costos y conflictos por solidaridad interna y la satisfacción de necesidades de relaciones humanas y de convivencia. Los economistas lo llaman el ífactor c" que es nuestra "energía social".  
+
La gran riqueza de esta EcoSol es su sabiduría histórica y su energía social. Ya se sabe desde siglos como funciona lo solidario y de cuáles valores culturales - humanísticos se nutre y se reproduce. También está comprobado (cf. los estudios de [[Luis Razeto]], entre otros) que, aunque con poco capital financiero, el resultado es extraordinariamente eficiente. Las unidades económicas solidarias pueden hacer productivas también aquellos recursos subusados o desechados por el mercado capitalista: desempleo y subempleo, materia prima e insumos de segunda mano, tecnologías consideradas enticuadas, etc. Contamos, a su vez, con una alta motivación-disposición de la gente que se identificar con ísu propia empresa". Esto se traduce en reducción de costos y conflictos por solidaridad interna y la satisfacción de necesidades de relaciones humanas y de convivencia. Los economistas lo llaman el ífactor c" que es nuestra "energía social".  
  
 
En todo esto, se trata de reencontrarse con el sentido original de "economía": la vida digna para todos en la "casa común" (=oikós) que es nuestro planeta por medio de la producción y el consumo orientados a satisfacer necesidades sociales.  
 
En todo esto, se trata de reencontrarse con el sentido original de "economía": la vida digna para todos en la "casa común" (=oikós) que es nuestro planeta por medio de la producción y el consumo orientados a satisfacer necesidades sociales.  

Revisión del 11:52 27 ene 2010

Economía solidaria en México: Tesis y retos


Autor: Alfonso Vietmeier

La Economía Solidaria no es cualquiera actividad económica realizada por los pobres

(... sobre nuestra identidad)

Obviamente, en un país como el nuestro (y en todo Latinoamérica) con más de la mitad de la población económicamente pobre y más de una cuarta parte padeciendo la extrema pobreza, la Economía Solidaria (EcoSol) se coloca y realiza primordialmente en el ambiente popular. Pero no es igual a cualquiera actividad económica de traspatio, de changarro familiar, de comercio informal o como lo llamamos.

Su distintivo es "lo solidario" como opción y práctica substancialmente diferente a "lo individual" que intenta salvar el propio pellejo de manera solitaria, donde todos actúan en contra de todos, a "lo anónimo" donde cuentan sólo las "acciones" de los inversionistas y su plusvalía manejada en bolsas de "valores" o bien a "lo neoliberal" en el cual el capital anónimo y su lógica de acumulación ilimitada en un "mercado total" erradica al competidor y expulsa a millones de este mercado y, sobre todo, de la vida digna.

La EcoSol se conduce por otros principios: compartir en lugar de competir y colocar en el centro de la propia "empresa" el trabajo digno y justo, la creación de fuentes de trabajo, el reparto solidario de utilidades entre los asociados, la participación activa en la toma de decisiones, etc. En este sentido, la EcoSol trasciende (por lo menos conceptualmente y como opción estratégica) al ámbito de pobreza. Tiene en vista "otra economía posible" más allá de lo popular, también en el ambiente de medianas y grandes empresas del sector privado y público.

La gran riqueza de esta EcoSol es su sabiduría histórica y su energía social. Ya se sabe desde siglos como funciona lo solidario y de cuáles valores culturales - humanísticos se nutre y se reproduce. También está comprobado (cf. los estudios de Luis Razeto, entre otros) que, aunque con poco capital financiero, el resultado es extraordinariamente eficiente. Las unidades económicas solidarias pueden hacer productivas también aquellos recursos subusados o desechados por el mercado capitalista: desempleo y subempleo, materia prima e insumos de segunda mano, tecnologías consideradas enticuadas, etc. Contamos, a su vez, con una alta motivación-disposición de la gente que se identificar con ísu propia empresa". Esto se traduce en reducción de costos y conflictos por solidaridad interna y la satisfacción de necesidades de relaciones humanas y de convivencia. Los economistas lo llaman el ífactor c" que es nuestra "energía social".

En todo esto, se trata de reencontrarse con el sentido original de "economía": la vida digna para todos en la "casa común" (=oikós) que es nuestro planeta por medio de la producción y el consumo orientados a satisfacer necesidades sociales.

Retos 1:

Tomar mayor conciencia sobre lo propio en su distintivo, profundizar en nuestra "energía social" y su eficiencia, sistematizar la propia memoria histórica y comunicarlo creando un proceso dinámico de sinergia: fortaleciendo así la propia identidad "EcoSol" como sujeto colectivo.

Para esto necesitamos también una mayor y mejor articulación con el ámbito de investigación y consultoría y con experiencias y sistematizaciones en otros países.

Al conocernos mejor crece la capacidad de interactuar a nivel local regional y nacional. Un propio "Polo Mexicano de EcoSol" serviría mucho como interlocutor de nuestro ísector" a nivel nacional e internacional.

La EcoSol no es neutral: vivenciamos otro mundo posible y luchamos por él

(... sobre nuestra visión y misión)

En estos tiempos de cólera neoliberal - imperial con su ofensiva aplanadora que se propone la clonación del "american way of life" hasta los últimos rincones de nuestro orbe como único camino de salvación planetaria; la EcoSol no puede ser neutral, únicamente centrada en los propios negocios. Debe y puede entenderse como fuerza social de resistencia a esta aplanadora neoliberal y de lucha transformadora en los ambientes a su alcance y en todos los niveles (desde lo local hasta lo global; íglocalización") En este sentido, la EcoSol es parte y elemento importante de un conjunto más grande: el dinamismo mundial para construir "otro mundo posible" (cf. los Foro Social Mundial en Pto. Alegre). Nuestro aporte se coloca en el amplio campo de íotra economía posible" y con una visión - articulación más allá de lo económico.

Una referencia conceptual y estratégica clave tenemos en la "Declaración Universal de los Derechos Humanos" que incluye como indivisibles los derechos humanos sociales, económicos y culturales (DESC); es decir, "a la seguridad social y a obtener la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad" (Art. 22), íal trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo..." (Art. 23) y a "un nivel de vida adecuado..." (Art. 25). Estos son realmente DDHH. Por parte del Estado y del Sistema Internacional no se trata de asuntos de benevolencia, de ceder o promover algo asistencial según conveniencia o intereses electorales, sino de hacer valer la justicia. El problema ahí consiste lograr que estos DDHH sean exigibles y justiciables, comparables con los derechos individuales y civiles-políticos. Hay muchas organizaciones que trabajan a favor de esto.

Este "otro mundo" es un conjunto complejo interrelacionando diferentes ámbitos (lo financiero, lo político, lo cultural...) actualmente dominados por la pura lógica económica mercantil (economización de la naturaleza y del ser humano). El punto clave está en vitalizar y/o construir una cultura integral de cotidianeidad, substancialmente diferente a la cultura neoliberal consumista, individualista y de todos contra todos. Se trata de una íconvivencialidad" (cf. los aportes de Iván Illich) marcada por una "nueva" (que ya no es tan nueva sino que es parte de nuestra sabiduría histórica) manera de relación con el cuerpo y la naturaleza (salud en manos del pueblo, productos orgánicos, etc.), entre las personas (relaciones de equidad, valoración de género y generación, etc.), con el trabajo (trabajo creativo como autorrealización), con el poder público y los gobernantes (democracia substancial), con el dinero (moneda social), con el consumo (consumo crítico y solidario), con el mercado (comercio justo), con el sistema educativo (educación popular "a la Paolo Freire" repensado, revisado y aplicado a la EcoSol), etc.

Estamos imaginándonos una opción y una praxis cultural integral y alternativa a la dominante hoy en día. Esta "cultura diferente" tiene sus líneas específicas de acción hacia adentro y hacia fuera y según los niveles: local, regional, nacional, mesoamericano, continental y global...

¿Dónde se colocan en contexto nuestros esfuerzos para fortalecer nuestra EcoSol? ¿En un nicho de subsistencia de actuación voluntarista, ingenua y todavía tolerada, pero por cuánto tiempo más? O bien, ¿en un conjunto de esfuerzos que promueven un desarrollo económico y social de manera integral, basado en los derechos humanos económicos, sociales y culturales (DESC), motivado y nutrido por una praxis cultural alternativa y orientada estratégicamente hacia "otro mundo posible"?

Retos 2:

  • Vivenciar, impulsar y compartir-articular una cultura de cotidianeidad alternativa.
  • Consensar un proyecto de formación integral y permanente.
  • Articularnos con los procesos y organizaciones afines.

La EcoSol es articulación creativa de sus elementos económicos básicos

(... sobre la necesidad de un mercado interno solidario)

Estamos actuando todavía en lógicas "parroquianas": cada uno centrado en su propia organización buscando su propia sobrevivencia o un crecimiento por medio de competir con los que están en el mismo barco, quitándonos los clientes bajando, por ejemplo, los precios y reproduciendo así (consciente o inconscientemente) los mecanismos del mercado neoliberal.

Hay que tomar conciencia de que el adversario real está afuera y que es hora de construir solidaridades entre los afines: encontrar una sinergia entre las organizaciones de EcoSol, en concreto, identificar complementariedades y acordar solidaridades. Se trata de

tejer una red de consumidores solidarios, por ejemplo, entre los que producen solidariamente y los que organizan una financiación solidaria: interacción entre ícajas populares" y "productores - comercializadores"; por lo menos, todos usemos nuestros propios productos: un mercado interno solidario con potencialidad enorme y una oportunidad de crear financiación alternativa (cfr. dinero comunitario).

mejorar de manera conjunta de la calidad de la propia producción. Nadie compra productos de mala calidad. A su vez, hay que entrar todavía más decididamente en lo orgánico y fortalecerlo. Habrá que coordinar asesoría técnica (ejm.: convenios con la Universidad de Chapingo) y certificación de la calidad por instancias regionales (cfr. las experiencias de Certimex).

construir un proyecto integral a nivel regional para esta sinergia: cfr. nuestra propuesta de articular íPolos Detonadores Regionales de Economía Solidaria" (PODERES) .

articular lo regional con lo nacional, formación integral, capacitación, relaciones, etc..

Retos 3:

Formar coordinadoras a nivel (micro-)regional entre nuestras organizaciones comprometidas con la EcoSol; para encontrar sinergia y construir solidaridades concretas: contar para esto con un directorio de "ofertantes" y "demandantes".

Consensar el proyecto "PODERES"

La EcoSol, interlocutora con sectores privados y públicos y con la sociedad en general

(... sobre estrategias de incidencia externa)

Aunque empeñado en crear y/o crecer en una sinergia entre las organizaciones mismas de la EcoSol y organizaciones y redes afines, no se trata de cultivar islas aisladas de sobrevivencia de lo "alternativo". Estamos en medio del mercado y tenemos que darle la batalla en lo posible.

La realidad de este mercado y de sus normatividades (con reglas internacionales y nacionales) necesita un discernimiento fino. El sector empresarial no es uniforme: hay pequeñas y medianas empresas (PYMES y los aglutinados en cámaras como la CANACINTRA) que están afectadas seriamente por la "aplanadora neoliberal" y dispuestas de aliarse en torno a la creación de fuentes de trabajo, de reglas justas comerciales, de políticas de fomento regionales, etc. Hay grandes empresas dispuestas de comercializar productos de calidad en lógicas de ínicho" (cfr. las experiencias internacionales de la creciente importancia de "lo orgánico", y "lo justo"; hay un propio mercado de consumidores sensible en lo ecológico y solidario; "Fair Trade"). Sirvan como ejemplo los contratos que efectúa "Agromercados".

Lo anterior está íntimamente vinculado con la necesidad de impulsar en México campañas amplias y articuladas de íConsumo Solidario". Este es un campo en donde se puede jugar con las relaciones entre instituciones e instancias como Cáritas (y IAP, en general), parroquias, colegios y universidades, la USEM, el Barzón, entre muchas otras. En este sentido, también sirve la coyuntura internacional (guerra y el llamado de un boicot a empresas de EEUU: ¡no a McDonalds, Coca Cola..., si a la paz!). Habrá que trabajar con medios (radio, TV).

Consensar un proyecto propio de interlocución con programas gubernamentales: hay inquietud, gente solidaria (o bien abierta) y programas para fomentar empresas sociales y solidarias, fuentes de trabajo, desarrollo comunitario, etc.: FONAES, Oportunidades... Es necesario rastrear el conjunto de estas programas, contar con una propia "agenda" y con interlocutores para cabildear las propias propuestas (presencia en "Consejos Consultivos"), etc.

Reto 4:

Construir una propia agenda en c/u de estos 3 campos y consensar su ejecución.


Referencia hemerográfica:

Fuente: Revista electrónica Vinculando, Vinculando.org;
Autor: Alfonso Vietmeier;
Título: Economía solidaria en México: Tesis y retos;
URL: http://vinculando.org/economia_solidaria/vietmeier_ecosol.html;
Fecha de publicación: 17 de Febrero 2005.